8 Lecciones Prácticas sobre Educación que dejan los Obama como Padres

¿Cuál ha sido el estilo de crianza que han fomentado los Obama en la Casa Blanca? Desde ponerles límites al tiempo de ver televisión hasta promover el voluntariado, así analizan los expertos las decisiones que han tomado Barack y Michelle para educar a Malia y Sasha.

Univision Noticias
January 23, 2017

Por Mónica Parga

Malia y Sasha llegaron a la Casa Blanca siendo dos pequeñas niñas y ahora salen convertidas en adolescentes con una carrera por delante, con la experiencia de haber vivido bajo la presión de los focos, y habiendo personificado el modelo de familia con el que cientos de estadounidenses se han comparado. La manera en la que Barack y Michelle Obama han educado a sus hijas ha sido un factor más en la configuración de sus ideales frente al país.

"Los estadounidenses examinan todo lo que hace la Primera Familia", dice Gil Troy, historiador especializado en política moderna de los Estados Unidos, "así que Malia y Sasha han sido importantes modelos de conducta. Creo que el mensaje educacional más poderoso que han recibido los estadounidenses de la familia Obama es que la disciplina es un regalo para tu hijos, no una carga", señala el experto, doctorado en Harvard. "Michelle Obama ha sido estricta y exigente –algo que formaba parte de su popularidad– y los resultados, dos hijas inteligentes, idealistas y encantadoras, hablan por sí mismos".

Aunque el día a día de Malia y Sasha ha sido terreno vetado para la prensa, hay pequeños gestos que han trascendido la vida privada de la familia y han mostrado los valores que las han formado. ¿Qué podemos aprender de los Obama como padres? Esto es lo que opinan varios analistas.

1. Los padres deben poner límites
Barack Obama daba uno de sus discursos más importantes, el de despedida tras ocho años de presidente, y allí estaban Michelle y Malia junto a él, apoyándole, en el escenario de Chicago. Pero, ¿y Sasha? ¿por qué se estaba perdiendo ese momento histórico? La ausencia de la pequeña de los Obama fue una de las grandes preguntas de la noche. Cientos de tweets conjeturaron sobre su extraña desaparición hasta que una fuente oficial aclaró las cosas: Sasha se había quedado estudiando para un examen que tenía al día siguiente.

Este gesto podría ser anecdótico si habláramos de cualquier otra familia, pero personificado en los Obama se convierte para el resto del país en un ejemplo de cómo marcar límites a los hijos y llevar una cierta disciplina. Desde marcar un tiempo máximo para ver la televisión, como hizo Michelle, hasta prohibir el uso de las redes sociales para su protección. En el caso de la ausencia de Sasha, lo que estaban diciendo es que los estudios son lo primero. "Ha sido una lección para todo Estados Unidos sobre la crianza afectiva", dice Joshua Kendall, autor del libro 'First Dads', que analiza el papel que han ejercido los últimos presidentes como padres. "Los padres estadounidenses tienden a ser permisivos y dejan a los niños que hagan lo que quieran, o tienden a ser muy autoritarios y controlan a sus hijos todo el tiempo. Los Obama tienen una manera maravillosa de guiar a sus hijas, animándolas, pero poniendo límites cortésmente y diciendo 'no'"

"Mucha gente piensa que la disciplina es dar azotes o hacer bullying a los hijos", pero los Obama han demostrado que no es así, dice Kendall. "Creo que Barack Obama y su esposa han personificado la paternidad afectiva a los ojos de todo Estados Unidos. Al país eso le ha conmovido (...) Muchos estadounidenses no han tenido buenos modelos de conducta como padres. Obama no solo fue el presidente, sino que fue un profesor de psicología para todos".

2. Los padres son figuras de autoridad
¿Cómo ejercer de presidente de unos de los países más influyentes del mundo y a la vez criar a tus hijas de manera equilibrada? En el caso de Barack Obama, señala Kendall, ambas tareas no se han diferenciado demasiado. "Él realmente quiere intentar conectar con la gente, y que la gente lo comprenda. Creo que eso se ha visto en la manera en la que ha criado a sus hijas. Las escucha y tiene en cuenta sus opiniones, pero a la vez él es el líder, de la familia, y él pone las reglas. Unas reglas justas y con las que se puede convivir".

3. Los padres cometen errores y piden disculpas
En una de sus conferencias con los periodistas, Barack Obama empezó a hablar de Malia y Sasha, de las últimas calificaciones que habían obtenido en la escuela y de un examen de ciencias que iban a realizar próximamente o acababan de terminar, como cualquier padre orgulloso. Pero enseguida, "se dio cuenta de que estaba hablando demasiado, que estaba dando demasiada información a la prensa", recuerda Kendall, "y dijo que iba a pedir disculpas a sus hijas después por haber hecho eso. Su humildad lo convierte en alguien más cercano para sus hijas, e incluso como presidente. Admite haber cometido errores". Es positivo, señala Kendall, "tener un líder que se autoanaliza y que quiere ser una figura de autoridad pero no necesita presentarse como un modelo de perfección".

4. Los padres deben ser cercanos a sus hijos
Uno de los momentos que más marcaron el estilo educativo que fomentaban los Obama fue el paseo que Barack dio con su hija Malia poco después de que se hicieran públicas unas fotografías en las que aparecía la adolescente fumando en un festival. En las redes sociales y algunos medios se insinuó que el cigarrillo que sostenía Malia se trataba de marihuana, provocando un gran debate. La Casa Blanca se mantuvo al margen de la polémica, y la cosa no pasó del rumor. No obstante, cuando las redes sociales aún ardían con el tema, aparecieron unas imágenes de Barack y Malia teniendo una charla de padre a hija. Quizás le estuviera hablando de las consecuencias de ser una figura pública y el tipo de exposición a la que se iba a enfrentar en su vida.

Aquel paseo mostró a un Barack Obama implicado en los sentimientos de su hija. En su libro, Kendall define a Obama como un "padre afectuoso", y explica: "Obama tenía una relación muy cercana con su madre, y su estilo paterno parece muy femenino. Conectando y mostrando afecto, algo que tradicionalmente han hecho las mujeres". Un gran contraste con la figura del nuevo presidente, señala Kendall: "Donald Trump es un padre muy, muy autoritario. Como otros padres que lo han sido en la Casa Blanca, no es el primero".

5. La educación continúa fuera de la escuela
Barack y Michelle Obama han reflejado la importancia de educar a los hijos en los pilares del estudio también dentro del hogar. En este sentido, ha sido el presidente Obama quien sobre todo ha tomado la iniciativa. Aunque hace mucho que dejó su trabajo como profesor de derecho en la Universidad de Chicago, no ha olvidado sus costumbres del todo. "Obama trajo los valores del mundo académico a la Casa Blanca. Creo que esos valores pasaron a las hijas durante su crecimiento", dice Steven Roy Goodman, consultor educativo. "Animar a la gente a leer, a debatir artículos, las noticias del día, eso fomenta ciudadanos educados y ellos suelen provenir de hogares en los que la gente lee, escribe y debate distintos temas. El presidente Obama, es, en sus raíces, un profesor"

6. Ayudar a los demás es un deber
La mayor de los Obama, Malia, decidió esperar un año para empezar su carrera universitaria y se dedicó durante un tiempo viajar y a realizar actividades de voluntariado. El año pasado, estuvo un mes y medio recorriendo Latinoamérica con un grupo de jóvenes. Visitó Perú y Bolivia, convivió con una familia de raíces quechua y trabajó en una granja orgánica. "Creo que el hecho de que hiciera de voluntaria como parte de su año sabático, en términos de valores de servicio a la comunidad, de ayudar a los demás, es otro ejemplo", dice Goodman.

7. Los abuelos son importantes
"Tener a su abuela viviendo con ellas realmente ha ayudado a mantenerlas con los pies en la tierra como miembros de una familia, y a involucrarse en la comunidad", señala Goodman. El papel de su abuela materna Marian Robinson, quien se ha mantenido fuera de los focos, suele ser destacado como una de las claves de la buena convivencia de las hermanas en la Casa Blanca. "Porque no sólo tienen que escuchar a sus padres, también tienen que escuchar a su abuela", indica el consultor. "Cada vez menos estudiantes viven en hogares multigeneracionales. Es un beneficio añadido que han tenido: la sabiduría que están recibiendo de sus padres, y además la de su abuela". La presencia de su abuela les ha permitido contar con modelos de conducta pertenecientes a dos generaciones.

8. Los padres deben inculcar el valor del esfuerzo
Los clientes del restaurante Nancy's, entre los favoritos de los habitantes de la isla Martha's Vineyard, pudieron encontrarse el pasado verano con una camarera inesperada: Sasha Obama. La pequeña de las hermanas estuvo trabajando en el local que suele frecuentar su padre cuando se encuentra de vacaciones en la isla, y completó unas prácticas que incluyeron desde limpiar las mesas y preparar el restaurante para su apertura a la hora del almuerzo, hasta atender en la ventanilla los pedidos para llevar.

<<Back to Steve in the News
© 1999-2017 Steven Roy Goodman and TopColleges.com
Strategies for Acing the College and Graduate School Admissions Process
(202) 986-9431
steve@topcolleges.com
3554 Appleton Street, NW
Washington, DC 20008
Skype: gotouniversity
YouTube: Steven Roy Goodman